Bienestar,  Blog,  Health,  Vida Bibaani

Hablemos de la depresión: tú salud mental me importa.

Al tratarse de nuestra salud mental cuando preguntan ¿cómo estas? en automático sonreímos aunque nos este matando por dentro.

¿Prohibido hablar?

Lo más triste en relación a este tema es que realmente pese a estar viviendo una de las épocas en donde parece sobrar información, hablar de nuestras emociones es todavía un tema tabú.

Debajo de la sonrisa de los jóvenes latinos también hay depresión

Y debemos comenzar a hablar pronto porque según datos de la Organización Panamericana de la Salud (OPS):

«Hay una disparidad evidente entre los sexos con respecto a los intentos de suicidio, pues las mujeres son más propensas a intentar el suicidio, mientras que los hombres lo consuman en mayor proporción.” (2018).

En América Latina los suicidios de más del 90% de las víctimas, han sido el resultado de otro padecimiento como la depresión o el abuso de sustancias.

Además es la principal causa de muerte en los jóvenes entre 15 y 29 años (Sanar.org, 2018).

Prende las alertas

Kate Spade, 55 años. Foto: Refinery29

No hace mucho revisaba en mi twitter un comentario que atrapo mi atención inmediatamente, decía algo así “¿has tenido momentos donde sientes que te desconectas de todo y no sientes nada de nada?”.

Este año una de las diseñadoras que más admiraba decidió quitarse la vida en su departamento en NY –Sí, hablo de Kate Spade.

Su entrevista sobre cómo inició su firma de moda junto a su esposo Andy Spade en el Podcast “How I Built this” es mi favorito –su risa y su entusiasmo al contar la historia, hace imposible que no me ría cuando lo escucho.

Lo más impactante de su muerte fue dejar en claro lo siguiente: el suicidio y la depresión no distinguen de clases sociales o color de piel.

Algunas de las señales

La depresión puede ser leve, moderada o aguda y en su expresión más dura lleva al suicidio.

Se expresa principalmente con una sensación de impotencia, baja autoestima, desgano, pensamiento negativo y hasta falta de energía.

También podría interesarte: 3 consejos para disfrutar una vida más sana

¿Qué puedes hacer?

Es muy importante que aprendamos a identificar cómo nos sentimos. Sentirte triste no quiere decir que tengas depresión, pero aprende a escucharte.

Toma tu tiempo, pero aprende a escucharte a ti misma.

1. Cuestiónate

Yo utilizo esta serie de preguntas cuando siento que la emoción se me sale de las manos (usualmente cuando me enojo):

¿Me siento triste/enojada/feliz? = ¿porqué o qué me ha hecho sentir de esta manera? y ¿qué puedo hacer para dejar de sentirme así? ¿vale la pena dejarme sobrellevar por esta emoción? o en caso de sentirte feliz –anota la causa de esta felicidad para recordarla y poder volver a hacerlo.

2. Agradece

Lo sé, ¡todos hemos tenido la sensación de que todo va mal en el mundo! que el planeta se esta sobrecalentando, hay más violencia, más hambre: ¡crisis en todos lados!… pero respira aún estamos aquí y podemos hacer muchas cosas, sólo debemos tranquilizarnos primero y antes de otra cosa: agradecer, siempre piensa en las cosas buenas que sí pasan y agradece.

Cuando sientas que esto no es suficiente:

*En primer lugar reconoce que las cosas no van bien y pide ayuda o déjate ayudar.

*Recuerda que la decisión de sentirte mejor esta siempre en tus manos.

*No temas al qué dirán porque aún tienes mucho por hacer en tu vida.

Si notas que alguien a tu alrededor podría estar sufriendo silenciosamente, escúchala (o) podrías sin saberlo hacerle una gran diferencia con ese gesto, dile que lo aprecias y que tú estarás listo para escuchar cuando el momento de hacerlo llegue. En caso de ser el salvavidas de esta persona no dudes en pedir ayuda cuando sientas que las cosas estén escalando.

¡Recuerda nunca estás sola! Por favor si sientes que esta información es de ayuda para alguien más compártela por favor. ¡Gracias!

 

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto:
Ir a la barra de herramientas